eso si que es tener suerte en la vida, 2 millones de dólares por un rasca y gana. es cierto, como bien decís, lo que se habrá gastado el señor en todos estos años jugando al rasca y gana. la alegria no se la quita nadie

Responder