Saltar al contenido

La disposición de los números en la ruleta

Disposición de la ruleta

La disposición de los números en la ruleta no es casual. ¿Alguna vez te has preguntado por su disposición? ¿Por qué Pascal decidió situar el número 5 entre el 10 y el 24? ¿o el número 25 se sitúa entre el 2 y el 17? ¿Casualidad? En Secret Casino Tips te adelantamos que los números de la ruleta están escogidos de forma estratégica y que Blaise Pascal los situó así para que todos los números tuvieran las mismas posibilidades de salir.

La ruleta es uno de los inventos más complejos a nivel matemático y probabilístico que existen. Blaise Pascal deseaba crear una máquina de movimiento constante y el azar hizo que crease la máquina más increíble del mundo, la ruleta. Fue en 1645, cuando el físico y matemático francés inventó la ruleta.

La ruleta tal y como la diseñó este erudito francés tenía 36 números. Posteriormente, y fue añadido el número 0 en la ruleta francesa y el doble 0 en la ruleta americana. A excepción del añadido del 0, pocos cambios se han realizado en la ruleta desde su origen.

Disposición de números de la ruleta

La decisión de la disposición de los números establecida por Pascal en el siglo XVII no fue elegida por casualidad. El matemático francés consideró el orden establecido para que los 36  números, tanto altos como bajos, tuvieran las mimas probabilidades de salir. Una opción que beneficiaba a los jugadores.

Cualquiera que se fije en la disposición de los números de la ruleta puede comprobar por si mismo que no existe ninguna secuencia identificable. Como hemos dicho anteriormente, el orden establecido únicamente está así para que todos los números tengan las mismas posibilidades de salir.

Sin embargo, el orden de los números en el tapete sí tiene un orden progresivo. Los números en la mesa son contiguos y siguen un orden riguroso del uno al treinta y seis. La disposición de la mesa se estableció así para que impedir que el jugador pueda utilizar una única ficha para apostar por números contiguos.

“Ninguna máquina es perfecta”

“Ninguna máquina es perfecta” y la ruleta tampoco concluyó Gonzalo García Pelayo años antes de desbancar a los casinos del todo el mundo. Y es que las ruletas de los casino físicos tienen un desvío milimétrico o un calibrado imperfecto que hace que un grupo de números tiendan a salir más que otros. Los García Pelayo utilizaron estas imperfecciones para llenar sus cuentas bancarias y convertirse en leyenda.