Saltar al contenido

¿Qué es y cómo protegerte de la falacia del apostador?

falacia apostador o falacia montecarlo

Las supersticiones son habituales y populares entre los jugadores de casino. La mayoría de ellas no suponen riesgo alguno para los jugadores. ¿Qué peligro puede tener que lleves tu amuleto de la suerte cuando juegas a la ruleta? Sin embargo, éstas pueden llegar a constituir un riesgo. Hoy hablaremos de qué es y cómo protegerte de la falacia del apostador en los casinos.   Muchos jugadores toman por una superstición del juego la falacia del jugador/apostador o la falacia de Montecarlo.

¿Qué es la falacia del apostador?

La falacia del apostador es una falacia lógica en la que el jugador cree de forma errónea que los acontecimientos pasados influyen en los futuros. A simple vista parece totalmente inofensiva, y es ahí donde radica el peligro. Algunos jugadores toman por ciertos los argumentos que se describen en la falacia del apostador y ponen en riesgo su juego y su dinero.

Supongamos que lanzas una moneda al aire y cae cara. Luego lanzas la moneda otras cinco veces, y las cinco veces cae cara. Lo más lógico es que si lanzas por séptima vez salga cruz, ¿verdad? Sin embargo, puedes tener una corazonada que te diga que volverá a salir cara. Este ejemplo puede extrapolarse a los juegos de azar. Así un jugador de ruleta puede creer que si la bola ha caído cinco veces en el rojo, lo más probable es que siga cayendo en el rojo.

Si no eres capaz de ver el peligro de este razonamiento, es posible que seas una víctima más de la falacia del apostador que determina, entre otras cosas, que un evento aleatorio tiene más o menos probabilidad de ocurrir debido a los resultados anteriores.

Si hablamos de eventos totalmente aleatorios entre sí (como una moneda lanzada al aire, el lanzamiento de un dado, o el giro de una ruleta), lo que siempre debes recordar es que cada evento es totalmente independiente entre sí. Así, ningún resultado anterior tiene impacto alguno en eventos futuros. Por supuesto, la historia sería distinta si hablamos de juegos trucados (por ejemplo, que el dado tenga cierta desviación de construcción), pero esto es imposible saberlo en un casino.

Como ya hemos comentado la falacia del apostador es muy peligrosa para los jugadores. Ésta afecta principalmente a los jugadores que están en racha negativa

¿Cómo puedes protegerte de la falacia del apostador?

Para protegerte de los efectos negativos de la falacia del jugador, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Recuerda que cada evento aleatorio es totalmente independiente entre sí. No importa cuántas veces haya salido el rojo, el siguiente giro tiene la misma probabilidad de salir de rojo que negro.
  • Márcate un presupuesto y cíñete a él. Si has superado tu límite, deja de jugar. Si has ganado disfruta de la victoria y si has perdido, tómate un descanso.
  • Establece límites de tiempo para tu permanencia en el casino. En los casinos presenciales no hay relojes, y los casinos online están abiertos 24/7. Así que es muy fácil perder la sensación del tiempo cuando estas apostando. Para evitar ser víctima de los efectos de la falacia del jugador, determina el tiempo que deseas permanecer en él.
  • Define una estrategia para tus apuestas y síguela. Si quieres apostar al rojo utilizando el sistema Martingala, hazlo. Si vas a aplicar Fibonacci en la ruleta, sigue las instrucciones con detenimiento. No permitas que una serie de resultados afecte la estrategia que has desarrollado para apostar.

¿Por qué se llama Falacia de Montecarlo?

El 18 de agosto de 1913 sucedió un hecho inaudito e histórico en el Casino de Montecarlo en Mónaco. Durante 26 partidas seguidas la bola cayó en el negro. Este hecho hizo que los dueños del Casino de Montecarlo ganaran una suma importantísima de dinero y que los jugadores que estaban aquella noche, perdieran grandes cantidades de dinero. De ahí surge el término falacia de Montecarlo o también conocida como falacia del apostador.

Los jugadores presenciaron atónitos cómo la bola caía una y otra vez hasta 26 veces en el negro. Los jugadores creyendo que después de 10, 15 o 20 veces que la bola había caído en negro, tenía que caer sí o sí, en el rojo. Pero no fue así, y durante 26 tiradas la bola cayó en el negro. Porque como hemos explicado anteriormente, cada vez que se inicia una tirada, las probabilidades que caiga en el rojo o en el negro son exactamente las mismas.

La peligrosidad del juego

La falacia del jugador es un riesgo real en los casinos. La mejor recomendación que podemos hacer es evitar a toda costa caer en esta trampa.

Nunca olvides que para ganar en las mesas del casino tienes que ser consciente de todos los riesgos a los que te expones, como una mala racha, o situaciones como la falacia del jugador. La mejor estrategia es siempre estar preparado para cualquier resultado posible.